fot_pb_01

Parque Pingüino Rey, Tierra del Fuego.


Actividades Relacionadas con la Actividad Legislativa:

 –  Proyecto de Ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas y el Sistema de Áreas Protegidas (SBAP): Impulsado desde el poder ejecutivo, el SBAP se encuentra actualmente en tramitación en el Parlamento chileno. En éste contexto la Fundación ha trabajado en la elaboración de indicaciones al referido proyecto, mediante la participación de sus miembros como invitados a la Comisión Técnico Parlamentaria que, por encargo de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, realizó una primera revisión, y paralelamente, a través de su Programa de Transformación Cultural (VIAmbiental) la Fundación patrocinó un trabajo de voluntariado, el cual se plasmó en un documento titulado “Análisis del Proyecto de Ley que Crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas”, el que contó con el apoyo de varias ONG’s del país dedicadas a la preservación de la naturaleza.

En una segunda etapa la Fundación busca difundir las propuestas que contiene el documento señalado, con el fin de contribuir para mejorar nuestra legislación en materia de conservación de la diversidad biológica, sí como influir y sensibilizar a los tomadores de decisiones.

–  Estudios de especies chilenas en estado crítico de conservación y sus hábitats: En el actual escenario tanto legislativo, como social y político, resulta evidente la necesidad de relevar la crisis de extinción y sus múltiples causas mediante la difusión de ejemplos concretos de especies chilenas en estado crítico de conservación, tales como el huemul, o de situaciones críticas como la varazón de 300 ballenas en Aysén. Para ello se pretende realizar una saga de estudios sobre distintas especies así como de sus hábitat (principalmente bibliográficos), además de un trabajo de compendio fotográfico, para luego visibilizar los problemas de conservación y su potencial irreversibilidad por medios principalmente digitales.

 –  “Endangered Species Act”: Geute se encuentra trabajando en la elaboración de un símil en Chile a lo que en Estados Unidos se conoce como “Endangered Species Act”. En 1973 el Congreso norteamericano aprobó la “Ley de Especies en Peligro”, cuyo propósito de declaración como especie “en peligro” o “amenazada” es protegerla y recuperarla, así como también los ecosistemas de los cuales depende. El sistema es administrado por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. y el Servicio del Departamento de Comercio Nacional de Pesquerías Marinas.

Una vez que una especie entra en la lista como “en peligro” o “amenazado”, recibe una protección especial por parte del gobierno federal. Los animales están protegidos de ser “apropiados”, así como también de su comercialización. Esta declaración rige incluso en terrenos privados, por ser considerado un asunto federal. El término “apropiar” se utiliza en el Acta en el sentido de: “acosar, dañar, perseguir, cazar, disparar, herir, matar trampa, capturar o recolectar, o incluso intentar participar en alguna de éstas conductas.” La ley también protege en contra de interferir en la reproducción vital y actividades conductuales de las especies o degradar su hábitat crítico.