fot_nubles_01

Cicletada contra las represas, Río Ñuble.

La Región del Biobío, específicamente la comuna de San Fabián, en la zona cordillerana, se encuentra amenazada por dos proyectos que pretenden intervenir el río Ñuble:

  1. Embalse Punilla

Este proyecto público-privado consiste en la creación de un embalse por medio de la construcción de una mega-represa de 137 metros de altura en el sector La Punilla, a 40 km al oriente de San Fabián, y a 8 km río arriba de la boca toma de la Central de Pasada de Hidroñuble. El objetivo de este embalse es, por un lado, la acumulación de agua para aumentar en 22.000 las hectáreas de riego de las comunas de San Carlos, Chillán, San Nicolás y otras de la zona del valle central. Por otro lado, pretende la generación de 94 MW energía eléctrica con una central que aprovechará la altura del muro de la represa. Cabe preguntarse: en épocas de sequía ¿Se privilegiará el agua para regadío o para generación de energía eléctrica? ¿Podría esto suponer un conflicto entre distintos intereses e interesados?

  1. Central Ñuble de Pasada

mapa_nubleMás conocido como “Hidroñuble”, este proyecto consiste en la construcción de una central hidroeléctrica de paso. Esto quiere decir que se represará el Río Ñuble (en la zona de El Caracol), donde el embalse de 30 hectáreas que se formará desaguará por la bocatoma de un canal de aducción que permite el flujo de 100 m3/s a lo largo de 16 km. Llegando al sector de Las Guardias, el agua canalizada alcanzará una diferencia de 150 metros respecto del lecho del río, y se dejará caer por unos tubos hasta la sala de máquinas ubicada a orillas del río. Este proyecto, a diferencia de las centrales de pasada consideradas ERNC (Energías Renovables No Convencionales), de hasta un máximo de 20 MW para entrar en esta categoría, está pensado para la generación de 136 MW. El flujo de agua que pasará por el Río por los 25 km de lecho de sección afectada, será apenas del 8% del caudal actual. La energía eléctrica generada en la sala de máquinas será transportada por torres de alta tensión atravesando el valle para unirse al Sistema Interconectado Central (SIC).

Sumado a lo anterior, también se considera la construcción de una línea de alta tensión que conduzca la energía producida hacia el centro de distribución ubicado a 100 kilómetro al norte de San Fabián. La instalación de esta infraestructura eléctrica, afectará a la economía y a la estructura social del lugar, además del hábitat del huemúl y otras especies amenazadas presentes en el lugar.

De esta manera, el Movimiento Social por la Defensa del Río Ñuble ha iniciado una campaña legal y comunicacional para detener la construcción de estos proyectos, debido a que en su evaluación ambiental las variables turismo, social y ambiental fueron pobremente tratadas, lo que hoy significa un impacto enorme sobre la comuna de San Fabián, sobre el hábitat del Huemul (especie en peligro de extinción), sobre el turismo de la zona (economía creciente), y sobre la agricultura del sector.

Durante el transcurso del año 2015 y 2016, se han presentado reclamaciones, oposiciones, denuncias y demandas, que llevaron a la empresa que construía la central Hidroñuble a retirarse, y al titular del proyecto a buscar una nueva empresa constructora y financiamiento. Por otro lado, el gobierno ya licitó la construcción del embalse Punilla y este ya fue adjudicado.

En el siguiente link se presenta un breve retrato de los conflictos medioambientales que amenazan el valle del río Ñuble en San Fabián: