fot_puelop_01

Manifestaciones contra las represas, Río Puelo, Patagonia

Campaña Puelo Sin Torres

En el año 2011 la empresa Mediterráneo S.A. presentó ante el Servicio de Evaluación Ambiental un megaproyecto de Central de Pasada en la subcuenca del río Manso, con una potencia de 210 MW, y un tendido eléctrico de 60 km. que se conectaría con el Sistema Interconectado Central. El impacto en la cuenca sería brutal, con 203 torres de 42 metros de altura cada una y con una franja de despeje, es decir de tala rasa, de 40 metros de ancho, en el corazón del río Puelo. Los principales impactos serán la fragmentación del paisaje, pérdida del valor ambiental del territorio, y por ende minusvalía de las propiedades. A ello se suma el impacto de 5.000 trabajadores, en su mayoría de sexo masculino, en una comunidad que no supera las 3.908 personas (INE, 2012).

Mediterráneo sin duda ha venido a quebrantar la paz de este territorio, ha venido a herir irremediablemente la tierra y dividir a las familias.

Pese a que la evaluación ambiental omitió los principales impactos del proyecto, éste fue aprobado en marzo 2014, días antes del cambio de Gobierno, bajo una serie de irregularidades administrativas y técnicas, tales como línea de base insuficiente, consulta indígena no realizada, impactos significativos sobre el turismo, y fraccionamiento del proyecto por construcción de un camino ilegal.

Desde el 2013, junto a la Corporación Puelo Patagonia, hemos montado una campaña legal contra la aprobación del proyecto, presentando invalidaciones, reclamaciones, recursos de protección, denuncias ante la Superintendencia del Medio Ambiente, demandas, etc.

Las autoridades han reconocido que el titular del proyecto incurrió en un ilícito al no incluir el camino de acceso a la bocatoma de la central, situación que está pronto a ser resuelta por el Tribunal Ambiental de Valdivia. Por otro lado, tenemos presentada una demanda por daño ambiental, debido a los efectos de la construcción ilegal del mencionado camino.

Finalmente, el 18 de noviembre 2016, el Tribunal Ambiental de Valdivia anuló la RCA del proyecto Mediterráneo, dado que determinó que “las conclusiones a las que arribó el estudio antropológico original y su ampliación fueron inciertas e inconcluyentes, debido a múltiples falencias metodológicas”.