fot_chiloe_01

Isla grande de Chiloé

El Archipiélago de Chiloé se ubica en la zona norte de la Patagonia Chilena, en la X Región de Los Lagos. Está conformado por la (la segunda isla más grande de Sudamérica), además de 30 islas menores, decenas de islotes y roqueríos, ubicados al sur del Canal de Chacao.

Chiloé  ha tenido un poblamiento humano superior a los 5.000 años por parte de los pueblos originarios Chono y Mapuche- Huilliche,  los que -luego del mestizaje Español- han dado origen a la “Cultura Chilota” , una de las culturas  e identidades regionales más típicas de Chile, expresiones culturales como la arquitectura religiosa en madera han sido reconocidas como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO, sus fuertes  hispánicos, costumbres culinarias, leyendas, relatos, artesanías, música, entre otras manifestaciones culturales, sus paisajes y su variado patrimonio natural, han sustentado múltiples reconocimientos por parte de agencias turísticas nacionales e internacionales y ranking de revistas especializadas como destino turístico de cultura y naturaleza.

Sus paisajes se caracterizan por la presencia de antiguos bosques templados lluviosos en las zonas cordilleranas inhabitadas del sur y del oeste, y por centenares de medianos y pequeños asentamientos dispersos, rodeados de minifundios donde se alternan praderas y pequeños bosques en los sectores norte y oriente del archipiélago, con canales donde se desarrolla -actualmente- una intensa actividad de extracción y cultivos de recursos marinos.

Mapa Archipiélago de Chiloé.

Más de 170.000 personas viven en el archipiélago y es aún una de las provincias más rurales de Chile, pese a la continua emigración hacia pueblos y ciudades de su población. Prácticamente la totalidad de la población de Chiloé se ubica en la zona norte y oriental, esto debido a la ocupación histórica de estas costas vinculada a la extracción de productos marinos del Mar interior y la actividad silvoagropecuarias de pequeña escala.

En contraste, el sector occidental de Chiloé posee muy pocos asentamientos humanos,  las costas son en general acantiladas con algunos sectores de playas con escasa amplitud mareal, que limitan con la Cordillera de la Costa, la cual está cubierta por  densos bosques que no fueron afectados por las últimas glaciaciones siendo un refugio de biodiversidad, donde hoy se han declarado extensas áreas protegidas privadas y públicas, pese a lo anterior la deforestación ha avanzado a un ritmo acelerado en las últimas tres décadas.

Amenazas

Hoy el Archipiélago de Chiloé vive un proceso de transformación cultural acelerado, donde se mezclan elementos tradicionales de una economía de auto-subsistencia, con elementos propios de una economía global capitalista, principalmente vinculada a actividades del mar.

fot_chiloe_02

Pingüino de Magallanes en islote Caicué, Calbuco.

La dependencia económica del mar y de la tierra de la población chilota, es un factor clave de su cultura y subsistencia material y espiritual, aunque en las últimas cuatro décadas el mar ha enfrentado un proceso de extracción de tipo industrial que ha provocado un agotamiento de muchas especies, a esto se suma un creciente proceso de privatización de recursos y espacios marinos.

Además, la irrupción de la industria acuícola de salmones y choritos en las últimas cuatro décadas en el mar interior de Chiloé, ha provocado profundas transformaciones culturales, ecológicas, demográficas  y económicas, entre ellas un crecimiento de la población urbana, el descenso de la población rural, una excesiva dependencia de actividades de cultivos marinos de la población económicamente activa, la contaminación química, biológica y física del mar y de las playas, la proletarización de su población, la reurbanización de gran parte del espacio geográfico, la pérdidas de valores culturales tradicionales e incorporación de valores culturales continentales y globales, una disminución de la biodiversidad marina, la contaminación paisajística del bordemar  y las sucesivas crisis de la industrias salmoneras (sanitarias y ambientales) que han provocado despidos masivos de obreros vinculados principalmente a la industria salmonícola.

Adicionalmente, en la últimas dos décadas se han caracterizado por las sequías estivales, las plantaciones de monocultivos forestales, la industrialización energética de mega-proyectos y una degradación y pérdida de ecosistemas de bosques nativos y humedales. Estos elementos permiten sostener que hoy Chiloé enfrente una crisis socio-ambiental histórica en un archipiélago que se caracteriza por la fragilidad y finitud de sus ecosistemas.

QUE ESTAMOS HACIENDO