fot_chil_01

Industria Salmonera, Archipiélago de Chiloé.

Hablar de Chiloé hoy, obliga necesariamente a hablar de la industria de cultivo de salmones en el mar interior de Chiloé, ubicado al oriente del archipiélago. En esta zona se inició el proceso de crecimiento y expansión de la industria salmonera en Chile en la década del 80, convirtiéndose en la principal actividad económica de la región de Los Lagos en la década del 90 y 2000. Lo que a su vez posicionó a la industria salmonera chilena como la segunda más importante del mundo, tras Noruega.

Actualmente el “modelo salmonero chileno”, está siendo cuestionado a nivel local, nacional e internacional. La insostenibilidad de la pesca chilena, cuyos peces nativos son utilizados masivamente para elaborar harina y aceite de pescado para alimentar salmones en cautiverio. Otros de los puntos de cuestionamiento a la industria salmonera tiene que ver con las deficientes condiciones sanitarias. El episodio más crítico de la industria salmonera nacional, fue precisamente la crisis sanitaria del virus ISA o Anemia infecciosa del salmón entre los años 2007 y 2010, lo que generó una gran cantidad de despidos en Chiloé y la región de Los Lagos.

Actualmente, la industria salmonera enfrenta una nueva crisis, esta vez ambiental, asociada a mortalidades masivas de salmones los meses de febrero y marzo de 2016, producto de la presencia de florecimientos algales nocivos (FAN) o mareas rojas. Los aportes de materia orgánica de los salmones en las jaulas de cultivo en el medio marino y de nutrientes como fósforo y nitrógeno, contribuyen a la generación de condiciones anóxicas en el entorno acuático de los centros de cultivo de salmones y al enriquecimiento de nutrientes del mar y de los fondos marinos, lo que provoca eutrofización.

Este aporte constante de nutrientes al medio marino y condiciones meteorológicas asociadas como una alta radiación solar y escaso viento, habrían provocado condiciones propicias para el desarrollo de un florecimiento algal nocivo o marea roja de una inédita extensión geográfica. Este evento afectó durante meses a los pescadores y mariscadores de toda la Región de Los Lagos, tanto en el mar interior, como en el Océano Pacífico, quienes, al quedar sin una fuente de ingresos económicos y ver comprometida una de las principales fuentes de alimentación local, protestaron durante  semanas con bloqueos de carreteras y puertos, principalmente en Chiloé y Llanquihue, exigiendo soluciones económicas reparatorias dignas y la búsqueda de los responsables del  daño ambiental provocado -a juicio de los manifestantes- por la industria salmonera, dado que una parte de los salmones muertos por los florecimientos algales fue arrojado al mar y principalmente por las cuatro décadas de eutrofización del mar interior de Chiloé.

Actualmente, con el apoyo de David y Lucile Packard Foundation, Geute trabaja en conjunto con la Fundación Terram en un proyecto cuyos objetivos son hacer un mapeo de la situación de la industria salmonera chilena y sus proyecciones que permita: detectar los incumplimientos sanitarios y ambientales de la industria en la región de Los Lagos, particularmente en Chiloé; contribuir a frenar la expansión de la industria hacia otras zonas del país; así como impulsar activamente la aplicación del cumplimiento de la normativa, y elevar los estándares sanitarios y ambientales con que opera la industria.

Escrito con el aporte de Álvaro Montaña Soto
Geógrafo – CECPAN