Derecho Real de Conservación

Una herramienta que promueve y permite
la conservación privada

“Las áreas protegidas son la mejor opción para conservar a largo plazo la naturaleza, sus servicios ecosistémicos y sus valores culturales asociados” UICN.

Chile posee características geográficas, ecosistémicas y de biodiversidad que son únicas, siendo considerado una isla biogeográfica, aislada por el desierto de Atacama, la cordillera de Los Andes, y el océano Pacífico, donde millones de años de aislamiento han creado un endemismo de especies cercano al 25%, lo que le confiere al país especial relevancia para la conservación de la biodiversidad del planeta.

Lamentablemente, el 80% de la biodiversidad está fuera del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) y nos situamos en el “top ten” de países que invierten menos en conservación a nivel global (menos de 2 dólares por hectárea), detrás de países como Iraq, Angola o Eritrea.

Bajo este contexto, toman especial importancia las áreas protegidas privadas, ya que tienen el potencial de aumentar la representatividad de los ecosistemas protegidos y contribuir a la conectividad, al actuar como una franja que une dos o más áreas protegidas que no estaban conectadas previamente. 

¿Qué es el Derecho Real de Conservación (DRC)?

Para que un área protegida privada sea considerada como tal, hay dos fórmulas. Una es que sea declarada Santuario de la Naturaleza, figura que no acomoda a muchos conservacionistas, porque las tierras quedan bajo la supervisión del Consejo de Monumentos Nacionales. La segunda alternativa, corresponde al Derecho Real de Conservación, ley 20.930 promulgada el 10 de junio de 2016, que constituye una nueva herramienta para iniciativas de conservación privadas, ya que permite al dueño de un predio destinarlo voluntariamente a conservación sin perder su derecho de propiedad sobre el mismo, además de asegurar la continuidad de la iniciativa en el tiempo.

El objetivo es conservar el patrimonio ambiental de un predio, sus atributos o funciones, ya sean tangibles o intangibles, como especies endémicas de flora y fauna, belleza escénica, servicios ecosistémicos, entre otros.

¿Cómo funciona un DRC?

Si quieres cotizar un proyecto DRC con nosotros, escríbenos:

Si quieres cotizar un proyecto DRC con nosotros, escríbenos: